ENPORTADA
A+ A A-

D.O. Catalunya. Una para todos

Valora este artículo
(0 votos)

s Cataluña un pequeño continente que ofrece paisajes de ensueño, microclimas diversos o suelos que cambian a cada recodo del camino. Todo fundido bajo el mágico influjo del mar Mediterráneo. Íberos, griegos o romanos marcaron para siempre su impronta en un país en el que la viña posee una trascendencia vital, hasta el punto de que hoy es la región española con mayor número de denominaciones de origen. Pero una conmoción sacudió al mundo del vino en Cataluña cuando se propuso su nombre para constituir una Denominación de Origen que acogiera bajo su protección todos los vinos surgidos de sus cepas. Hay quien vio en ello una decisión claramente política, inclinada a los intereses de las casas comerciales más poderosas. El proyecto se rumió durante más de un lustro hasta que salió adelante con los parabienes oficiales, la reserva y el excepticismo de la mayoría, y la oposición frontal de un sector minoritario. El argumento básico de la oposición era que el resto de las denominaciones históricas de Cataluña (Cava, Penedès o Priorat, entre otras) perderían fuerza, y algunas, las más débiles (Tarragona o Pla de Bages), se disolverían en este mar de vinos que ampara tan extensa y compleja D.O. El difícil proceso de hacer imagen No pocos pensaron que la D.O. Catalunya nacía para dar salida a vinos que no alcanzaban la calidad exigida por las denominaciones ya asentadas, como un procedimiento legal para limpiar todas la existencias de las bodegas. Por lo que uno de los mayores retos a los que se enfrenta es construir una imagen de calidad convincente. Así, un comité de cata riguroso selecciona el vino que ha de merecer la contraetiqueta. También se han encargado estudios exhaustivos de la composición de suelos y microclimas de todas las DO catalanas para justificar, otra vez, el buen sentido de su existencia. El resultado del análisis ha sido al menos curioso, porque todas las DO presentaban composiciones similares salvo las de la comarca priorateña, Montsant y Priorat, cuya estructura del suelo es muy distinta a casi todas las zonas españolas. El funcionamiento en el plano comercial se puede considerar un éxito, pues exporta ya el 51% de sus productos. Y como efecto colateral, cualquier bodega, acogida o no a otra D.O. registrada en Cataluña, también puede sacar vinos con el membrete de la D.O. Catalunya. Como anécdota, solo una bodega, la de Isaac Rabadá, elabora vinos exclusivamente de esta denominación, uno de los mejores de esta cata. La idea puede dinamizar el sector y llevarlo a fórmulas ya utilizadas por nuestros competidores internacionales más agresivos, como los australianos, sudafricanos y americanos, libres de los muchos corsés que oprimen a las denominaciones europeas. Una denominación a la medida La nueva denominación acoge a empresas de muy distinto pedigrí y filosofía empresarial. Las más poderosas, las que elaboran millones de unidades, han desviado parte de sus marcas, alguna de gran trayectoria comercial, a la nueva DO. El mejor ejemplo es Torres y sus clásicos Sangre de Toro y Coronas. Estos vinos tintos, junto a los nuevos como Nerola, han sido sus tarjetas de presentación. Perteneciente al mismo grupo es Jean Leon, representado por vinos blancos muy frescos y agradables. También Cavas del Ampurdán ha introducido su viejo “Cazador” en ella, vino al que le tengo un cariño especial desde los viejos tiempos. Codorníu sigue el ejemplo de los anteriores, y coloca el Extrísimo de Bach en ella, y Freixenet incluye su Conde de Caralt. García Carrión ya con vinos más noveles en el mercado, como el Viña del Mar, también participa. Les acompañan bodegas más pequeñas, con menor volumen de producción, como Mas Gil y sus Clos D’agon que se estrenan este mismo año. Encontramos experiencias interesantes, como la de Francesc Martí, uno de los socios de Quim Vila y sus Ca N’Estruc tinto y blanco, una de las novedades más atractivas del año. No podía faltar Albet i Noya, con sus vinos biológicos que ya son un referente en esta clase de productos. En la misma cuerda se encuentran los socios de Carmenet, con sus vinos tan cuidados en todos los detalles. Y tal como se vaticinó desde un principio, han acudido un buen número de cooperativas, por las posibilidades que una marca como D.O. Catalunya puede ofrecer a la exportación. Cierto es que todavía se aprecian defectos de juventud. En nuestra cata hemos comprobado que existen notables diferencias de calidad entre los vinos de las casas más experimentadas y las de nueva implantación. Aunque todo, como siempre, es cuestión de rodaje.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de rellenar los campos obligatorios.

cintillo buscador web
publicidad

El Corte Inglés - El Club del Gourmet
Ramón Areces, s/n
Marbella
T.952 909 990 ext 2389
www.supermercado.elcorteingles.es

 

ver todos

Contactar

Email:
Asunto:
Mensaje
Anti-Spam: ¿Cuál es la capital de España?

OpusWine S.L.
Camino de Húmera, 18-E
Colonia Los Ángeles
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Tel. 915 120 768

Fax. 915 183 783
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Copyright 2017. Es una publicación de OpusWine S.L | Powered by Activa10